Publicidad en Facebook: 4 recomendaciones para crear tus campañas

La plataforma publicitaria es una de las herramientas más potentes que ofrece Facebook a las Empresas. La abrumadora cantidad de datos que Facebook posee sobre los usuarios hace que podamos enfocar con mucha exactitud nuestra publicidad al perfil de persona que más probabilidades tiene de comprar nuestros productos o servicios.

De todos modos, a la hora de crear tus campañas publicitarias en Facebook debes tener en cuenta algunas recomendaciones importantes:

1. Campañas “Super-Enfocadas”

Uno de los errores más habituales que comenten las empresas cuando comienzan a utilizar los anuncios de Facebook es que intentan llegar a un público demasiado general, llegar a todo el mundo en su mercado. Recuerda que se puede segmentar teniendo en cuenta estos criterios:

  • Geografía (de donde son)
  • Demografía (quienes son)
  • Personalidad (intereses, actividades, opiniones)
  • Conexiones (quienes forman parte de sus contactos)

Por ejemplo, si imaginamos que tengo una tienda de materiales deportivos, el error sería enfocarla a todas las personas que en su perfil han dicho que les gusta el deporte.

Sería mucho más acertado enfocarla a chicos, de tal ciudad, entre 20 y 35 años que les gusta el fútbol.

2. Uso de Landing Pages

Conseguir que un potencial cliente o fan haga click en tu anuncio es solo el primer paso de una relación que puede durar segundos, días, meses o años.
Llevar a los usuarios que hacen click en tu anuncio a la home de tu web o al muro de tu Página en Facebook es un error muy habitual.

Siempre se debe dirigir al usuario a una “Landing Page” o página de aterrizaje en donde quede claro lo que queremos que haga, ya sea hacer click en “Me gusta”, introducir un email en un formulario o comprar un producto.

Una “Landing Page” bien ejecutada marcará la diferencia entre una campaña satisfactoria o un fracaso. Acá puedes ver las 7 claves de usabilidad para la navegación de la página de inicio que podrán ayudarte a generar más tráfico para conseguir tus objetivos.

3. CPC vs CPM

En Facebook existen dos posibilidades a la hora de seleccionar el tipo de pago de la publicidad:

  • CPC (Costo por click): De esta manera pagaremos cada vez que alguien haga click en nuestro anuncio.
  • CPM (Costo por cada mil Impresiones): De esta manera pagaremos cada vez que nuestro anuncio se muestre 1,000 veces (aunque nadie haga click).

Lo normal es que seleccionemos la opción de CPC ya que es menos arriesgada para el anunciante, aunque una vez que tengamos las campañas más dominadas y los números más claros, pasaremos a CPM que puede hacer que los clicks sean más baratos. ¿Cómo saber si elegir CPM o CPC?

Elige CPC cuando:

  • Estes probando diferentes anuncios.
  • Cuando el CTR (Ratio por cada Click) sea bajo.
  • Cuando no vas a estar haciendo un seguimiento exhaustivo del comportamiento de los anuncios.
  • Acabas de empezar a utilizar los anuncios de Facebook.

Elige CPM cuando:

  • Tu CTR sea alto y ya domines la compra de espacios online.
  • Cuando vas a hacer un seguimiento exhaustivo de las campañas
  • Si los clicks están siendo caros

4. Test, Test, Test.

Encontrar la combinación perfecta es algo que no se consigue a la primera. Por eso es muy importante probar diferentes textos, imágenes, landing pages, etc… para poder encontrar los que ofrecen el mejor rendimiento para tus campañas en Facebook. Si es tu primera vez, y quieres entrar en este entorno, mi recomendación es que te asesores directamente con una agencia o bien un consultor que entienda tus necesidades y sepa recomendarte con su experiencia la mejor solución para cubrir tu negocio en Facebook.

Agradecimientos: José M. Gil

Los elementos básicos para contratar a un Community Manager

En más de una ocasión me han preguntado si es necesario contratar a un Community Manager (CM). Y también en más de una ocasión me han presentado al becario de comunicación (de medio tiempo) que administra todas las “redes sociales”… Eso demuestra que las empresas no comprenden la importancia de ésta posición y (aunque es un puesto emergente) es vital para las empresas entender que no sólo porque “sabe usar Facebook” es capaz de gestionar la Reputación y la Imagen de una empresa.

Hay muchos Community Managers, algunos con bastante experiencia y formación, otros con muchas ganas, pasión y formación, pero no tanta experiencia, y así las variables hasta el infinito… Pero de todas las cosas que puede ser un CM, una de las más importantes respecto a su calidad profesional, su habilidad, es su destreza comunicativa, su pasión por la gente, por las personas, por la comunicación, la conversación y las interacciones. A la hora de contratar a un Community, muchas empresas se quedan un poco fuera de juego, entre otras cosas, porque hay tanto bosque que apenas sí podemos ver los árboles. Lo bueno de mi posición es que (a estas alturas) he contratado –o participado en el proceso de selección- de varios CM con diferente perfil, dependiendo el proyecto o la empresa. Y eso me sirve para dejarles aquí unas líneas con algunas de las cosas que considero imprescindibles en un Community Manager que marcan la diferencia.

Lo primero que hace a un buen CM un gran profesional, es el equipo (si existe): contar con un equipo que apoye y colabore, cada uno en su área de experto, es clave para dejar al CM trabajar con total focalización en su puesto, porque “Nadie lo sabe todo, pero todos saben algo”.

En segundo lugar, la estrategia: quienes piensen que pueden prescindir de ella o que sólo han de ser unos breves apuntes a modo de briefing o guidelines se equivoca, los objetivos de empresa, de marca, de ventas, de negocio, de marketing, etc, deben ser perfectamente estructurados, delimitados y organizados para poder alinearlos con coherencia con una estrategia que facilite y favorezca el trabajo y el éxito.

Tercero: los conocimientos, obviamente. Cuanto más sepas de marketing, de SEO, de Social Media, comunicación, el negocio, cuanto mayor sea la amplitud de tus conocimientos, cuanto más amplio tu abanico de posibilidades, cuanto mayor sea la perspectiva, más facilidad tendrás para moverte en el análisis de los datos, y recordándote, que si no hay datos, no se puede modificar lo que se hace mal, porque no podemos ni cuantificarlo, ni medirlo, y por lo tanto valorarlo y corregirlo.

Lo cuarto esencial: la capacidad comunicativa. Un CM sin un Blog, para mí, es una de dos cosas: un CM sin nada de tiempo (que los hay y muchos…), o un CM que no merece la pena ni entrevistar (espero que nadie se ofenda), por un simple motivo: valoro la experiencia, valoro la formación, valoro los conocimientos, el dinamismo, la pasión y sobre todo la intuición que ya trae de formación… Pero sobre todas las cosas, valoro la capacidad de comunicar, de conversar, de gestionar y crear una comunidad. Y ojo, no todo en cuanto a capacidad comunicativa, se “mide” por así decirlo, en un Blog (pero ayuda).

Me explico. Para un CM conocer bien la marca, el negocio, el producto, es fundamental condición para poder gestionar bien una comunidad, conocer a la audiencia, empatizar, fomentar el diálogo, fidelizar, captar nuevos clientes, implantar una estrategia, en fin, todas las cosas que sabemos que hace un Community Manager. ¿Qué producto puede conocer mejor un CM que a sí mismo? ¿Y no sabe venderse? Mal vamos… Por supuesto, no digo que no, hay casos excepcionales, pero digamos que un CM – disponiendo de tiempo- si no tiene un Blog, para mí es sólo alguien que maneja con cierta pericia determinadas Redes Sociales y se maneja con soltura en métricas.

Ver el Blog de un CM es ver por dentro a la persona, puedes llegar a conocerle profesional y puede que incluso personalmente, a saber si es o no capaz de solventar una gestión de crisis, una crítica, un comentario, si genera comunidad y conversación o simplemente las sesga, si se relaciona de esta o aquella manera, si es capaz de dialogar y controlar varios registros (imprescindible), etc.

En mi opinión, alguien puede aprender (no todos con igual destreza, claro está) del marketing digital, puede aprender métricas, SEO, tener un equipo excelente a su lado, saber de negocio, de mercado, etc, todo ello por supuesto imprescindible y de gran valor, pero si las habilidades de comunicación flaquean, prefiero a alguien que sepa menos, porque con mayor o menos esfuerzo, todo se aprende poco a poco, pero la capacidad de comunicar y transmitir (y recordemos que se trata de eso, de transmitir, de la experiencia de usuario, de quién te lee) innata, es un don que cada vez percibo en menos proeyctos y estrategias, y que sinceramente, es imprescindible en un Community Manager.

Así que para mí, lo que hace único a un gran profesional Community Manager, además por supuesto de su formación y conocimientos, es su capacidad y habilidad comunicativa, con su dosis implícita y explícita de “don de gentes”, es mi punto de vista, y por supuesto, no quiere decir, que sea lo único, pero para quien subscribe, es imprescindible.

Ahora la pregunta que me gustaría me respondan, es ¿a quién dejarías la reputación de tu negocio?

¿Cómo sabes si tu Estrategia de Redes Sociales Funciona?

Si ya has decidido implantar una estrategia de Marketing Digital o estás a punto de hacerlo, tendrás que establecer un serie de parámetros, además de métricas y objetivos, con los que puedas evaluar si lo estás haciendo bien, y más allá, si estás consiguiendo tus objetivos (como incrementando tus ventas), que a fin de cuentas, es lo que interesa a todo negocio. Cierto es por otro lado, que las relaciones y el engagement pueden ser tan importantes según algunas marcas y empresas, pero no nos engañemos, lo que importan son los clientes, fidelizarlos, conseguir nuevos, escucharlos, mejorar nuestros servicios y productos, etc. A continuación te dejo algunas preguntas que necesitamos hacernos para evaluar nuestro plan y estrategia de Redes Sociales, que como sabes, pueden ser una guía general a partir de la cual puedes desarrollarte una más personalizada según tu negocio.

¿Cuáles son nuestras prioridades?

  • ¿cuál es nuestro presupuesto?
  • canales a través de los cuales interactuamos, (Twitter, Facebook, Blog, Youtube…) ¿qué es más productivo, o dicho de otro modo, dónde están nuestros clientes?
  • ¿qué objetivos hemos establecido? ¿son realistas? ¿son alcanzables a largo, medio y corto plazo? ¿estámos consiguiéndolos? ¿sabémos por qué sí o no? ¿cómo podemos mejorar los resultados?
  • ¿qué está haciendo nuestra competencia? ¿estamos en los mismos canales? ¿aprendemos de sus errores y aciertos? ¿los estamos copiando?
  • ¿que métricas hemos establecido? ¿con qué herramientas? ¿hemos seleccionado las herramientas más adecuadas para monitorizar? ¿qué palabras clave estamos monitorizando? ¿cómo se integran nuestras métricas de Redes Sociales con las SEO?
  • ¿estamos monitorizando a la competencia y comparando sus resultados con los nuestros?
  • ¿sabemos cómo interpretar los datos y convertirlos en acciones y tácticas?

Recordemos que los datos no sirven de nada si no implican o conllevan una serie de medidas a continuación para mejorar, potenciar o activar lo que ya estamos haciendo. Las tácticas evolucionan, sabemos que los medios sociales van habitualmente más rápido que las estrategias y las empresas, ganamos si conseguimos estar antes no sólo que nuestra competencia, sino nuestros usuarios.

¿Generamos conversación?

  • ¿cada cuánto tiempo interactuamos?
  • ¿respondemos siempre a nuestros usuarios, fans y seguidores?
  • ¿estamos teniendo en cuenta a los usuarios más activos a la hora de premiar la fidelidad?
  • ¿hemos identificado a los usuarios evangelistas? ¿tenemos un plan de recompensa para ellos?
  • ¿qué impacto tienen nuestros comentarios e intervenciones en Redes Sociales? ¿estamos consiguiendo que los demás participen?
  • ¿qué estrategia estamos siguiendo a la hora de conseguir que nos “re-twitteen”, compartan, click en me gusta, comentarios, etc?
  • ¿hemos animado a nuestros usuarios a participar? ¿cómo lo hemos hecho? ¿cuál es la mejor forma de conseguirlo?
  • ¿estamos teniendo en cuenta los comentarios negativos? ¿cómo estamos tratando a trolls?
  • ¿qué estamos haciendo con clientes o usuarios insatisfechos?
  • ¿cómo estamos monitorizando y corrigiendo nuestros errores?
  • ¿sabemos qué funciona y qué no funciona a la hora de escribir un tweet, un status o un post?
  • ¿tenemos en marcha un plan de incentivos?
  • ¿qué soportes multimedia podemos usar para mejorar y viralizar nuestra presencia en Redes Sociales?
  • ¿de qué hablan los demás cuando hablan de nosotros?
  • ¿tenemos un plan de manejo de crisis?

El plan de crisis es fundamental ya que con él se establece el protocolo y los roles necesarios para actuar con rapidez y contundencia, y quiero decir con “contundencia” efectividad y éxito, no que aplastemos la crisis…

¿Y la estrategia?

  • ¿tenemos una persona a cargo de todo el Social Media? ¿está preparada? ¿conoce bien nuestra empresa o negocio? ¿conoce bien los Medios Sociales?
  • ¿se ha realizado un estudio de mercadotecnia para establecer una base óptima de análisis a la hora de planificar las estrategias, tácticas y acciones?
  • ¿tenemos en nuestras manos, físicamente el Plan de Medios Sociales? ¿lo conocemos bien? ¿lo hemos estudiado y le hemos dedicado el tiempo necesario para que su implementación sea 100% adecuada?
  • ¿necesitamos un equipo o podemos formar a alguien de nuestra empresa? ¿qué tipo de formación necesita? ¿qué tipo de perfil puede ser más proclive a desempeñar las funciones de un Social Media Manager o de un Community Manager? ¿mejor contratar una agencia? ¿es mejor contratar a un Consultor especialista?
  • ¿está dando buen resultado a la estrategia según los primeros datos obtenidos? ¿qué debemos corregir?
  • ¿la estrategia se adecua a los objetivos?
  • ¿nuestros empleados están incluídos en la estrategia o los hemos dejado al margen?
  • esta estrategia me suena a “copy & paste” de otras, ¿necesito una estrategia personalizada? ¿vale para todas las marcas y empresas o sólo para mi?

Obviamente no, no existe una fórmula mágica, ya lo debes saber a estas alturas. Muchos, a menudo me preguntan por algún manual o libro donde haya un guión a seguir en el que sólo tengan que rellenar unos datos específicos de su negocio o bien por “las mejores prácticas” como un manual de implementación: no funciona así la cosa. Existen puntos comunes a todo plan de social media marketing (SMM), de ahí que podamos hacer una plantilla, pero el desarrollo del mismo es único para cada marca y empresa, incluso para cada línea de negocio, de otro modo no necesitaríamos estudio ni análisis de mercadotecnia. Cada marca, producto y servicio es única, no hay que perderlo de vista, porque si no, perdemos el principal valor de una campaña de marketing, la autenticidad y la personalidad, ¿cuál es nuestro valor único?

¿Estrategia de Contenido?

  • ¿es realmente necesario el contenido para cubrir mi estrategia?
  • ¿qué estrategia de contenido tenemos?
  • ¿se ha realizado un estudio de marca corporativa para entender bien la filosofía de la misma y a partir de ahí desarrollar una estrategia de contenidos coherente y acorde?
  • ¿tenemos un blog? ¿lo necesitamos? ¿quién se encarga del blog? ¿qué tipo de perfil necesito para generar contenido en un blog? ¿qué estrategia de contenido se sigue en un blog? ¿cada cuánto necesito postear para que el blog sea realmente una herramienta efectiva?
  • ¿mi community manager puede escribir en el blog? ¿debo contratar a un Content Manager? ¿qué perfil debe tener? ¿es periodista, guionista, escritor, comunicador?
  • ¿sólo es contenido escrito el que necesito?
  • ¿la estrategia de contenidos se reduce a Twitter y Facebook? ¿es suficiente? ¿necesito contenidos multimedia?

Todos sabemos ya que el contenido es el rey, la conversación la reina, ¿son complementarios? ¿se autoalimentan y retroalimentan el uno del otro?

¿es verdad eso de que si pago con plátanos tendré monos? ¿es tan importante un buen contenido? ¿qué repercusión real tiene en mi estrategia y por ende, en la consecución de objetivos?

Generar contenido fresco, de valor y único es uno de los pilares del Marketing Digital, nos guste o no, si contratamos a alguien que no esté preparado, o decidimos poner a generar contenido a alguien que apenas entiende la importancia del mismo, estamos no sólo perdiendo el tiempo, sino que perjudicaremos a nuestra marca, del mismo modo que no ponemos a cargo de la contabilidad a un becario, no pongamos como portavoz de la reputación, la imagen de nuestro negocio, a alguien que no esté bien preparado. Y sí, la calidad hay que pagarla.

Podemos hacer muchas más preguntas para indagar, profundizar, evaluar y analizar nuestra estrategia e incluso antes de implementarla, saber si es la adecuada y sobre todo, si la necesitamos y será rentable; así que avísame si se te ocurren, ya sabes, entre todos siempre conseguimos más y mejor.


Agradecimientos: Dolores Vera