5 claves para hacer efectiva tu estrategia de eMail Marketing

Tanto las enormes multinacionales como las pequeñas iniciativas que viven sólo en la red saben que es imposible desarrollar acciones de marketing sin una base de datos bien gestionada y mantenida. Pero para mantener la calidad del marketing al mismo tiempo que se gestiona la información de la que dispone la compañía de forma segura.

Pero, ¿sabes cómo hacerlo? Repasa estos cinco pasos clave en la gestión de datos para las acciones de email marketing que propone Marcus Wilkinson en Direct Commerce:

1. Piensa en calidad, no en cantidad

Sea cual sea la cantidad de clientes que tengas registrados en tu base de datos, al crear una campaña de email marketing, los anunciantes deben analizar la calidad de las bases de datos que tienen para asegurarse de que la información que tienen disponible es verdaderamente útil. Algo que parece tan simple como asegurarse de que todos los campos están completados correctamente, o validar las direcciones de correo electrónico, puede marcar la diferencia entre una campaña que funcione y otra que no. Desde el principio hay que asegurarse de que todos los datos están limpios y que los anunciantes pueden desarrollar una tecnología sofisticada para alinear las fuentes de datos y así personalizar los emails basándose en compras pasadas, interacciones y conversaciones aprovechando todos los datos del espectro, desde llamadas al servicio de atención al cliente a publicaciones en redes sociales o compras en la tienda.

2. La automatización es clave

Para poder alcanzar un buen nivel de personalización y sofisticación, hay que automatizar. Los emails tienen que ser relevantes, por lo que todas las interacciones pasadas de los clientes deben tenerse en cuenta y, para ello, se necesitan analíticas y un software de atribución. Con las analíticas, los anunciantes podrán rastrear y clasificar los datos recogidos en cualquier punto de contacto con el cliente y que ofrecen una visión increíble que luego se puede volcar sobre el contenido de los emails y el lugar al que este se envíe (móvil, PC o Tablet). Y con un software de analítica podrás utilizar los datos de forma óptima para personalizar los mensajes de marketing y mandar mensajes relevantes a través del canal preferido de tus clientes, lo que aumenta la disposición d los consumidores a leer el contenido, interactuar con él y, en última instancia, generar ventas.

3. Aprieta el gatillo

Aprovechar los factores desencadenantes en los correos electrónicos es una estrategia muy inteligente que demuestra que una marca conoce a sus clientes. Los mensajes se pueden lanzar basándose en interacciones en tiempo real. De hecho, un email de confirmación es, en su forma más simple de estos desencadenantes. Estas llamadas a la acción son recordatorios efectivos ya que pueden activarse antes o después de que ocurra un evento concreto, como antes de que caduque una suscripción o un término legal. Son muy útiles especialmente en el e-commerce para recordar a los clientes que se han dejado artículos por comprar en el carrito o para recomendar productos después de que se haya hecho una compra. Una estrategia que se puede hacer de forma automática pero siempre con cuidado para no irritar a los clientes con mensajes poco relevantes.

4. Sé interactivo

Tus clientes probablemente estén siendo bombardeados por todo tipo de mensajes promocionales en los medios digitales por lo que si quieres que tus correos destaquen entre la multitud tienes que ser atractivo. Los emails tienen que evolucionar, pasar del modelo basado en textos enormes, para incorporar vídeos y contenidos virales, algo que atraiga la atención del consumidor desde el primero momento y se pueda compartir. Una estrategia que todas las formas de marketing están empezando a adoptar.

5. Integra todas las plataformas

Redes sociales, email, móvil, televisión, etc. Todas las plataformas se complementan entre sí en la experiencia digital. Los clientes cada vez serán menos favorables a responder a emails, mensajes SMS o anuncios que no tengan consistencia en todos los medios, y adaptados a cada medio. Además, el email marketing tiene que estar estrechamente ligado a las redes sociales, ofreciendo así una mejor experiencia de marca para el usuario y generando tráfico a todas las plataformas de la marca. Los social media tienden a verse como un medio nuevo y el email marketing como algo retro, pero los dos están muy relacionados porque las redes sociales envían sus notificaciones al correo de los usuarios, es con la dirección con la que se registran, y cuando una marca lance una promoción será a través del correo, ofreciendo un potencial de interacción increíble.

Via: infomercadeo

Cómo Administrar tus Redes Sociales B2B

Por lo general los Community Managers están acostumbrados a tratar en el ambiente B2C, es decir, se relacionan directamente con una audiencia compuesta por clientes, prospectos y fans. Pero en la profesión del Marketing para Redes Sociales no podemos dejar de lado el  business-to-Business(B2B), que es una arista importante dentro de la experiencia del Social Media.

Las redes sociales han modificado la forma de relacionarnos con otras personas, también en el tono de conversación entre negocios y clientes. En el caso del B2B ocurre exactamente lo mismo, los otros negocios que se relacionan con nosotros esperan un tono conversacional al que ya están acostumbrados con sus propios clientes. Para asegurar que la conversación en el B2B sea lo más fluida posible y acorde a los tiempos, proponemos a continuación las 10 principales buenas prácticas:

1. Saber cuándo crear tu propia comunidad

No siempre tiene sentido crear y mantener tu propia comunidad. Todo depende de tus intenciones, quizá la mejor opción sea pasar a formar parte de una comunidad que ya se encuentra en funcionamiento. Si planeas mantener conversaciones enfocadas exclusivamente en los temas que interesan a tu industria, es mejor ingresar a una comunidad existente, participar en las conversaciones y transformante en un actor prominente. En cambio, si tu intención es enfocarte en una línea de tus productos, probablemente sea mejor crear tu propia comunidad.

2. Siempre piensa en el propósito

Si has elegido crear una comunidad, recuerda siempre que cada comunidad debe tener un propósito y una visión — de otra forma el caos está asegurado. ¿Estás creando una comunidad de usuarios o un nido de buenas prácticas para tu industria? ¿Quieres crear un mejor diálogo entre los participantes o un sistema de informe de productos y feedback? ¿O ambos?
¿Cómo van a interactuar los miembros, cómo contribuirán o formarán parte de la comunidad? ¿Se relacionarán verticalmente con tu producto? Si es así, podría ser positivo que pienses en mantener varias comunidades verticales, una para cada producto.

3. Establece guías para participantes

Piensa en quienes quieres que formen parte de esta comunidad y de qué forma los demás negocios o personas influyentes pueden integrarla. Si estás pensando en crear una comunidad de intercambio de buenas prácticas en tu industria, quizá la mejor opción sea crear una comunidad completamente abierta. Si tu comunidad está más orientada hacia secretos de la industria, con ayuda personalizada de profesionales del área, esta debería ser privada, con acceso solamente por invitación. También debes analizar si conviene que los empleados de tu negocio participen en ella, y si fuera así, quienes de ellos. El propósito de tu comunidad debe considerar este factor.

4. Comprendiendo a tus participantes

Es muy importante que comprendas qué es lo que necesitan los negocios participantes y sus empleados acerca de tu producto. Cuando una comunidad es utilizada por usuarios “business”, su función es ayudar a estas personas a obtener mayores beneficios de tu producto. Piensa en cómo puedes ayudarles a sentirse superiores utilizando tus productos antes que los de la competencia.

5. Mantener Roles

Dependiendo del tipo de membresía de tu comunidad, deberás estructurar los roles de tus participantes. Esto es especialmente necesario en una comunidad recién lanzada o reestructurada. En una gran comunidad, debieran existir moderadores que usualmente corresponden a especialistas de áreas determinadas. Este Status debería ser una meta a lograr por los participantes. Deja en claro cómo alguien puede llegar a obtener ese Status, y da el poder a tu comunidad para elevar a un líder del área hasta conseguir ese Status.
Si tu comunidad tiene un carácter más íntimo, donde participan los empleados normales y los Vip, coloca a los empleados en un rol de consultores, siempre ayudándoles a mantener los objetivos.

6. Establece una Visión

Mientras más claro seas desde un inicio, mejor será la comunidad. Establece un mapa de ruta y un conjunto de objetivos que ayude a la comunidad a perseguir siempre un mismo propósito. Haz saber a los miembros de la comunidad qué prácticas estás permitidas y cuáles no. Comparte todo esto con la comunidad entera, y también al interior de tu compañía.

7. Métricas

Una vez que has establecido tu propósito, membresías y roles, decide cómo medirás tu trabajo. Debes llevar un registro de métricas con la salud de tu comunidad, como su crecimiento, engagement y el porcentaje de usuarios activos. Adicionalmente, asegúrate de alinear tus métricas con los objetivos de la comunidad. Si el objetivo principal es otorgar al cliente una mejor experiencia, debes medir el impacto de tu comunidad en cuanto a satisfacción y sentimiento del cliente. Si el objetivo es la educación en las buenas prácticas, deberías comenzar a tener menos tickets de soporte y un promedio mayor de uso.

8. Contrata un Community Manager

Cada comunidad activa debe tener su propio Community Manager. Incluso si piensas darle a tu comunidad el poder de auto-sustentarse, una administración directa le permitirá sobrevivir.

9. Definición de procesos internos

Debes tener una metodología interna para asegurar que la comunidad se desenvuelva en forma correcta. Probablemente tendrás un muy bien feedback proveniente de la comunidad. Asegúrate que estás compartiendo lo más destacable internamente para facilitar y mejorar la calidad del diálogo.

10. Comparte

A las personas les encanta compartir sus éxitos, para reclamar derechos, para ser vistos como expertos, o para ayudar a otros. Por otro lado, ver los éxitos de otros ayuda a las personas a visualizar el éxito y de esta forma la comunidad se auto-alimenta positivamente. Esta es una clave importante  para los usuarios de negocios que siempre están en busca de ejemplos de positivos de ROI para auto-estimularse en el negocio. Anima a los usuarios a compartir sus éxitos públicamente y muéstralos como ejemplos para otros miembros de la comunidad que pueden estar pasando por problemas similares a los superados por los usuarios que comparten sus historias.

Por supuesto esta es una guía muy básica de administración de comunidades B2B,  que se aplica de igual forma para comunidades B2C. Te debes dedicar a construir una comunidad que facilite (no que fuerce) la conversación y monitorear el engagement. Pregúntate a ti mismo si tu comunidad ayuda a sus miembros a realizar su trabajo. Si la respuesta es NO, corrige el curso, y estarás en camino a tu propio éxito.

Vía: Mashable

¿Cómo sabes si tu Estrategia de Redes Sociales Funciona?

Si ya has decidido implantar una estrategia de Marketing Digital o estás a punto de hacerlo, tendrás que establecer un serie de parámetros, además de métricas y objetivos, con los que puedas evaluar si lo estás haciendo bien, y más allá, si estás consiguiendo tus objetivos (como incrementando tus ventas), que a fin de cuentas, es lo que interesa a todo negocio. Cierto es por otro lado, que las relaciones y el engagement pueden ser tan importantes según algunas marcas y empresas, pero no nos engañemos, lo que importan son los clientes, fidelizarlos, conseguir nuevos, escucharlos, mejorar nuestros servicios y productos, etc. A continuación te dejo algunas preguntas que necesitamos hacernos para evaluar nuestro plan y estrategia de Redes Sociales, que como sabes, pueden ser una guía general a partir de la cual puedes desarrollarte una más personalizada según tu negocio.

¿Cuáles son nuestras prioridades?

  • ¿cuál es nuestro presupuesto?
  • canales a través de los cuales interactuamos, (Twitter, Facebook, Blog, Youtube…) ¿qué es más productivo, o dicho de otro modo, dónde están nuestros clientes?
  • ¿qué objetivos hemos establecido? ¿son realistas? ¿son alcanzables a largo, medio y corto plazo? ¿estámos consiguiéndolos? ¿sabémos por qué sí o no? ¿cómo podemos mejorar los resultados?
  • ¿qué está haciendo nuestra competencia? ¿estamos en los mismos canales? ¿aprendemos de sus errores y aciertos? ¿los estamos copiando?
  • ¿que métricas hemos establecido? ¿con qué herramientas? ¿hemos seleccionado las herramientas más adecuadas para monitorizar? ¿qué palabras clave estamos monitorizando? ¿cómo se integran nuestras métricas de Redes Sociales con las SEO?
  • ¿estamos monitorizando a la competencia y comparando sus resultados con los nuestros?
  • ¿sabemos cómo interpretar los datos y convertirlos en acciones y tácticas?

Recordemos que los datos no sirven de nada si no implican o conllevan una serie de medidas a continuación para mejorar, potenciar o activar lo que ya estamos haciendo. Las tácticas evolucionan, sabemos que los medios sociales van habitualmente más rápido que las estrategias y las empresas, ganamos si conseguimos estar antes no sólo que nuestra competencia, sino nuestros usuarios.

¿Generamos conversación?

  • ¿cada cuánto tiempo interactuamos?
  • ¿respondemos siempre a nuestros usuarios, fans y seguidores?
  • ¿estamos teniendo en cuenta a los usuarios más activos a la hora de premiar la fidelidad?
  • ¿hemos identificado a los usuarios evangelistas? ¿tenemos un plan de recompensa para ellos?
  • ¿qué impacto tienen nuestros comentarios e intervenciones en Redes Sociales? ¿estamos consiguiendo que los demás participen?
  • ¿qué estrategia estamos siguiendo a la hora de conseguir que nos “re-twitteen”, compartan, click en me gusta, comentarios, etc?
  • ¿hemos animado a nuestros usuarios a participar? ¿cómo lo hemos hecho? ¿cuál es la mejor forma de conseguirlo?
  • ¿estamos teniendo en cuenta los comentarios negativos? ¿cómo estamos tratando a trolls?
  • ¿qué estamos haciendo con clientes o usuarios insatisfechos?
  • ¿cómo estamos monitorizando y corrigiendo nuestros errores?
  • ¿sabemos qué funciona y qué no funciona a la hora de escribir un tweet, un status o un post?
  • ¿tenemos en marcha un plan de incentivos?
  • ¿qué soportes multimedia podemos usar para mejorar y viralizar nuestra presencia en Redes Sociales?
  • ¿de qué hablan los demás cuando hablan de nosotros?
  • ¿tenemos un plan de manejo de crisis?

El plan de crisis es fundamental ya que con él se establece el protocolo y los roles necesarios para actuar con rapidez y contundencia, y quiero decir con “contundencia” efectividad y éxito, no que aplastemos la crisis…

¿Y la estrategia?

  • ¿tenemos una persona a cargo de todo el Social Media? ¿está preparada? ¿conoce bien nuestra empresa o negocio? ¿conoce bien los Medios Sociales?
  • ¿se ha realizado un estudio de mercadotecnia para establecer una base óptima de análisis a la hora de planificar las estrategias, tácticas y acciones?
  • ¿tenemos en nuestras manos, físicamente el Plan de Medios Sociales? ¿lo conocemos bien? ¿lo hemos estudiado y le hemos dedicado el tiempo necesario para que su implementación sea 100% adecuada?
  • ¿necesitamos un equipo o podemos formar a alguien de nuestra empresa? ¿qué tipo de formación necesita? ¿qué tipo de perfil puede ser más proclive a desempeñar las funciones de un Social Media Manager o de un Community Manager? ¿mejor contratar una agencia? ¿es mejor contratar a un Consultor especialista?
  • ¿está dando buen resultado a la estrategia según los primeros datos obtenidos? ¿qué debemos corregir?
  • ¿la estrategia se adecua a los objetivos?
  • ¿nuestros empleados están incluídos en la estrategia o los hemos dejado al margen?
  • esta estrategia me suena a “copy & paste” de otras, ¿necesito una estrategia personalizada? ¿vale para todas las marcas y empresas o sólo para mi?

Obviamente no, no existe una fórmula mágica, ya lo debes saber a estas alturas. Muchos, a menudo me preguntan por algún manual o libro donde haya un guión a seguir en el que sólo tengan que rellenar unos datos específicos de su negocio o bien por “las mejores prácticas” como un manual de implementación: no funciona así la cosa. Existen puntos comunes a todo plan de social media marketing (SMM), de ahí que podamos hacer una plantilla, pero el desarrollo del mismo es único para cada marca y empresa, incluso para cada línea de negocio, de otro modo no necesitaríamos estudio ni análisis de mercadotecnia. Cada marca, producto y servicio es única, no hay que perderlo de vista, porque si no, perdemos el principal valor de una campaña de marketing, la autenticidad y la personalidad, ¿cuál es nuestro valor único?

¿Estrategia de Contenido?

  • ¿es realmente necesario el contenido para cubrir mi estrategia?
  • ¿qué estrategia de contenido tenemos?
  • ¿se ha realizado un estudio de marca corporativa para entender bien la filosofía de la misma y a partir de ahí desarrollar una estrategia de contenidos coherente y acorde?
  • ¿tenemos un blog? ¿lo necesitamos? ¿quién se encarga del blog? ¿qué tipo de perfil necesito para generar contenido en un blog? ¿qué estrategia de contenido se sigue en un blog? ¿cada cuánto necesito postear para que el blog sea realmente una herramienta efectiva?
  • ¿mi community manager puede escribir en el blog? ¿debo contratar a un Content Manager? ¿qué perfil debe tener? ¿es periodista, guionista, escritor, comunicador?
  • ¿sólo es contenido escrito el que necesito?
  • ¿la estrategia de contenidos se reduce a Twitter y Facebook? ¿es suficiente? ¿necesito contenidos multimedia?

Todos sabemos ya que el contenido es el rey, la conversación la reina, ¿son complementarios? ¿se autoalimentan y retroalimentan el uno del otro?

¿es verdad eso de que si pago con plátanos tendré monos? ¿es tan importante un buen contenido? ¿qué repercusión real tiene en mi estrategia y por ende, en la consecución de objetivos?

Generar contenido fresco, de valor y único es uno de los pilares del Marketing Digital, nos guste o no, si contratamos a alguien que no esté preparado, o decidimos poner a generar contenido a alguien que apenas entiende la importancia del mismo, estamos no sólo perdiendo el tiempo, sino que perjudicaremos a nuestra marca, del mismo modo que no ponemos a cargo de la contabilidad a un becario, no pongamos como portavoz de la reputación, la imagen de nuestro negocio, a alguien que no esté bien preparado. Y sí, la calidad hay que pagarla.

Podemos hacer muchas más preguntas para indagar, profundizar, evaluar y analizar nuestra estrategia e incluso antes de implementarla, saber si es la adecuada y sobre todo, si la necesitamos y será rentable; así que avísame si se te ocurren, ya sabes, entre todos siempre conseguimos más y mejor.


Agradecimientos: Dolores Vera